Qué Ver y Hacer en París: Ruta Días 3 y 4

¡Hola Viajeros!

Llegamos al fin de mi Viaje a París con mi ruta de los días 3 y 4 por la ciudad. El tercer día fue completo y el cuarto solo tuvimos la mañana, ya que después de comer teníamos que poner rumbo al aeropuerto para regresar a España. Si aún no habéis leído la ruta detallada de los dos primeros días, os los dejo por aquí:

Qué Ver y Hacer en París: Ruta Día 1

Qué Ver y Hacer en París: Ruta Día 2

DÍA 3

El tercer día lo comenzamos muy cerca de nuestro hotel, en uno de los sitios más siniestros y a la vez interesantes de la ciudad: Las catacumbas de París. Las catacumbas son unos túneles que trascurren por el subsuelo de la ciudad que sirvieron inicialmente como canteras de piedra caliza para construir gran parte de los monumentos que se pueden ver hoy en la ciudad.

Años más tarde, para combatir las epidemias y las enfermedades que asolaban a la población, se llevaron a los túneles miles de cadáveres y huesos de diferentes cementerios de París. En total, hay más de 300 kilómetros de túneles excavados, de los cuales a día de hoy pueden visitarse 1,5 kilómetros.

Para la visita os recomiendo sacar la entrada online con antelación en la web oficial. ¡CONSEJO IMPORTANTE! Dependerá de la época en que vayáis, pero sacando las entradas online el mismo día de la visita podéis ahorraros bastante dinero, ya que el precio de sacarlas los días antes es de 24€ por persona (22€ para menores de 26 y 5€ para niños) mientras que sacándolas desde las 12 de la noche de ese mismo día, el precio es de 14€ (12€ para menores de 26 y gratis para los niños) por lo que os ahorraréis 10 euros por persona. Por 5 euros, podréis también alquilar allí una audioguía que os puede servir para varias personas.

Para visitar las catacumbas habrá que descender unos 131 escalones y la temperatura en los túneles es de unos 14ºC. Para mí es una visita que merece mucho la pena. Es alucinante ir por los pasillos y estar rodeado de huesos y cráneos reales apilados a los lados, aunque entiendo que este tipo de visitas quizás no sea para todo el mundo.

612664395a40232133447d33247d3832343135353536

Después de salir de las catacumbas, pusimos rumbo de nuevo a la Torre Eiffel. Ya la habíamos visitado el primer día desde abajo nada más llegar y el segundo día habíamos ido a verla por la noche y cenar junto a ella, pero llegaba el momento ahora de subir, conocer la torre por dentro y disfrutar de las vistas que se tienen desde lo alto.

Aquí os dejo la web oficial para comprar las entradas para subir a la torre Eiffel. Hay que seleccionar día y hora concretos pero luego la hora tampoco tiene por qué ser exacta. Nosotros fuimos una hora antes de la hora para la que habíamos reservado y pudimos acceder sin problema. Hay diferentes opciones a la hora de comprar la entrada: podéis subir hasta la segunda planta o hasta la cima de la Torre.

Captura

En mi caso, decidí subir a la segunda planta. La entrada es más barata que hasta la cima, y hay dos opciones: subir en ascensor (entrada más cara y más cola) o subir por las escaleras (670 escalones). Merece la pena subir caminando, te ahorras las colas, es más barato y además es todo una experiencia. No hay que subir de seguido, ya que a mitad de camino llegaréis a la primera plata, donde podréis descansar, visitar un pequeño museo dentro de la torre, contemplar las vistas o tomar algo en alguno de sus bares.

Ya en la segunda planta tendréis unas vistas increíbles de todo París. ¿Merece la pena subir hasta la cima? Desde la segunda planta hasta la cima ya no hay escaleras, sino que obligatoriamente hay que subir en ascensor, habrá que hacer cola y la entrada es más cara. Yo no he subido y por tanto no os lo puedo decir con toda seguridad, pero desde la segunda plata se ve ya absolutamente toda la ciudad, por lo que supongo que desde la cima se vea lo mismo pero más alejado, aunque eso sí, nadie te quitará la sensación de estar en lo más alto de un edificio tan representativo como la Torre Eiffel, por lo que lo dejo a vuestra elección.

DSC_0146.NEF_new.jpg

DSC_0161.NEF

Después de esta increíble visita nos fuimos a comer por las cercanías y a primera hora de la tarde hicimos otros de las actividades obligatorias en París: el Paseo en Barco por el Sena.

Hay decenas de empresas que organizan esta actividad con diferentes tipos de barcos y diferentes opciones. La más barata de todas, es un paseo de una hora de duración con salida y llegada desde la Torre Eiffel y que recorre todo el Río hasta la Isla de la Cité, pudiendo ver a ambos lados muchos de los monumentos más importantes de París. Hay un guía que va hablando sobre ellos (lo hace en inglés y en francés). El precio de la actividad es de tan solo 10€ y aquí os dejo la página web donde yo los compré con antelación para conseguir ese precio.

Se escoge el día pero la hora es abierta, por lo que podréis ir en cualquier momento. La taquilla donde deberéis cambiar vuestra reserva por la entrada y el lugar desde donde parten los barcos está justo al lado de la Torre Eiffel, no tiene pérdida.

Civitatis también tiene esta actividad por 15€ y los comentarios son en español. Os dejo aquí el enlace por si os puede interesar.

Además del paseo en barco estándar  por el Sena, hay otras opciones, como que incluya una copa de champán, que sea con comida o cena, un paseo nocturno… en la web podéis ver todas las opciones.

11125_206_center_top.jpg

Una vez terminado nuestro paseo por el Río cogimos el metro y nos fuimos a otro de los lugares no tan conocidos y desde donde se tienen unas vistas increíbles de París totalmente gratis, las Galerías Lafayette. Se trata de unos grandes almacenes donde se pueden encontrar cientos de marcas de todos los lugares del mundo y de todos los precios. Puede ser un buen lugar para hacer compras, pero lo mejor de este sitio, es su azotea, situada en la séptima planta del edificio y a la que se puede acceder de forma totalmente gratuita. En la azotea también hay un bar, pero podéis simplemente subir a contemplar las vistas sin la necesidad de tomar nada.

DSC_0177.NEF_new

Justo en frente de las galerías, está otro famoso edificio que podréis ver desde esta azotea con una vista privilegiada, la Ópera Garnier, que es la ópera nacional de París y cuyo edificio inspiró la obra “El Fantasma de la ópera”.

Paris_Opera_full_frontal_architecture,_May_2009

Para terminar el día, nos fuimos al que quizás sea el barrio con más encanto de toda la ciudad, el barrio de Montmartre. Montmartre es una colina situada en la orilla derecha del Sena. Es el barrio más bohemio de París y es conocido como el barrio de los pintores, repleto de pequeñas y empinadas calles.

Para llegar a lo alto de la colina, puede hacerse subiendo 197 maravillosos escalones o a través de un funicular. que es una especie de tranvía que comunica la parte baja del barrio con la alta, donde se encuentran los lugares más turísticos. Para utilizar el funicular basta con un ticket de metro o de autobús, ya que sirve para ambas cosas.

El primer lugar de visita obligada es Montmartre es la Place du Tertre, repleta de terrazas y restaurantes y también de pintores y retratistas con sus caballetes, lienzos y pinceles. Es un sitio muy diferente y de donde puedes llevarte uno de los mejores recuerdos de la ciudad. Por las calles que rodean la plaza, hay cientos de tiendas donde comprar souvenirs y decenas de creperias para disfrutar de los crepes parisinos.

e0b1237f1c1736c79db0b528190b667e

Otro de los lugares de visita obligada en Montmartre es uno de los lugares más famosos de París: la Basílica del Sagrado Corazón, situada en lo alto de la colina y terminada de construir en 1914. La entrada a la basílica es totalmente gratuita. La cripta de la basílica sí que es de pago pero por lo que he leído no tiene nada especial y no merece mucho la pena. En frente de la basílica hay unas escaleras que dan a un mirador donde tienes unas vistas maravillosas de toda la ciudad y que son perfectas para contemplar el atardecer.


Para terminar nuestro recorrido por el barrio de Montmartre y también nuestro tercer día, ya después de cenar y cuando había caído la noche, fuimos a otro de los lugares interesantes y más populares de la ciudad: Moulin Rouge. Moulin Rouge es el cabaret más famoso de París y probablemente de todo el mundo. Está situado en el barrio rojo y en su web oficial podéis sacar entradas para ver uno de los espectáculos y cenar en este emblemático lugar. Las entradas no son precisamente baratas. Lamentablemente, cuando yo fui a París, Moulin Rouge estaba cerrado por la pandemia del coronavirus y sus luces exteriores prácticamente apagadas en su totalidad, por lo que fue bastante decepcionante, pero aquí os dejo una foto de como se vería el lugar normalmente.

Paris-Moulin-Rouge.jpg

Desde aquí ya nos fuimos a nuestro hotel a descansar para aprovechar nuestro último día en París.

DÍA 4

Nuestro viaje llegaba a su fin. Solo nos quedaba la mañana de este último día, y es que nada más comer teníamos que marcharnos rumbo al aeropuerto. Este cuarto día decidimos comenzar haciendo un pequeño paseo a pie por el Barrio Latino, que es una de las zonas más concurridas y animadas de la ciudad, repleto de restaurantes, tiendas y cafeterías.

Tras un pequeño paseo, acabamos llegando al Panteón de París, que fue en su momento el primer monumento de importancia en la ciudad. En la tercera república, el Panteón se convirtió en un lugar donde albergar los cuerpos de personajes ilustres de la sociedad francesa.

El Panteón y su cripta se pueden visitar a día de hoy. Las entradas os recomiendo sacarlas en su web oficial. El precio de la entrada general es de 11,50€ por adulto. Al igual que en muchos otros lugares, la entrada para menores de 26 años es gratuita. La parte más interesante de la visita es la cripta, ya que en ella se encuentran las tumbas de personajes tan importantes como Voltaire, Rousseau, Victor Hugo o Marie Curie.

panteon-paris-1

Desde el Panteón, nos fuimos a unos de los jardines más populares de París: Los Jardines de Luxemburgo. Se construyeron entre 1615 y 1617 cuando María de Médicis, cansada de la vida en el Louvre, decidió ordenar la construcción de un palacio hecho a su medida, y con el paso de los años se fueron adquiriendo terrenos para ampliar los jardines del palacio. A parte del palacio y de numerosas esculturas y estatuas repartidas por el parque, destaca el estanque que hay en los jardines en donde se pueden alquilar pequeños barquitos de vela para manejarlos con una vara como se hacía antiguamente.

unnamed

Por último, y antes de irnos de París, nos fuimos a comprar unos dulces de lo más típico y que aún no habíamos ni probado: los macarons, unos pasteles rellenos tradicionales de la cocina francesa, hechos con clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar. No os vayáis sin probarlos, los hay de decenas de sabores!

1320484790_132048_1320484790_noticia_normal

¡Y hasta aquí mi ruta de los 2 últimos días! Si estáis preparando vuestro viaje y tenéis alguna duda o necesitáis ayuda con algo, no dudéis en preguntarme en los comentarios de este post o en la sección Contacto. Muy pronto vendré con nuevos post sobre esta maravillosa ciudad y unos cuantos tips para que disfrutéis al máximo de ella.

Por aquí os dejo todos los post que he escrito hasta el momento de París:

Mi experiencia Viajando en Tiempos de Coronavirus

Tips para Preparar Tu Viaje a París

Ruta por París: Día 1

Ruta por París: Día 2

Como siempre, muchas gracias por leerme y nos vemos pronto! 🙂

Sigue Asturiano por el Mundo en Redes Sociales:

Resultado de imagen de icono instagram
Resultado de imagen de ICONO FACEBOOK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s