“El Peor Viaje de Mi Vida”. Los Blogueros opinan. [Colaboración]

¡Hola Viajeros!

Hace algo más de medio año, con la ayuda de otros blogueros de viajes y sus experiencias, publiqué un post en el que cada uno recomendaba el mejor viaje de su vida. Desde Perú, a Filipinas, Tailandia o Australia fueron algunos de los destinos señalados como viaje ideal. Si aún no lo habéis leído, y queréis tomar algunas ideas, os dejo ese post por aquí:

“El Mejor Viaje de Mi Vida”: Los Blogueros opinan. [Colaboración]

Unos cuantos meses después, vengo con otro post colaborativo, pero en esta ocación es para contar la otra cara de la moneda, es decir, cuál ha sido el peor viaje de su vida para cada uno de ellos, ese destino que les ha defraudado a su llegada o esa experiencia concreta que ha hecho que el viaje no fuera 100% perfecto. Al fin y al cabo, cuando viajas a menudo, hay cientos de cosas que pueden salir mal.

Quiero, lo primero de todo, agradecer su participación a todos los compis que me han contado su experiencia  y que han querido ayudarme en la eloboración de este post. Podéis visitar sus blogs, pinchando sobre el nombre de cada uno de ellos!!

Y sin más rodeos, ¡ vamos allá!

VIAJA Y VIVE – ¿Inmigrante Ilegal en Irán?

Captura

“En mi primera contribución, “El mejor viaje de mi vida”, hablé acerca de Iran y lo especial de su gente y monumentos. En este momento me piden escribir sobre el peor viaje o momento vivido en uno de ellos y tengo que remitirme nuevamente a ese hermoso país donde viví la peor situación en todos mis viajes.

Viajé sola desde Madrid y llegué muy feliz a Teheran luego de un largo vuelo y una larga escala en Estambul. Entré a inmigración donde, un oficial me atendió muy amablemente pero revisaba una y otra vez mi pasaporte. Al cabo de 10 minutos se paró de su puesto y fue a buscar un supervisor. Llegó el hombre y nuevamente revisó varias veces, hasta que me informó que debía salir del puesto y pararme al lado de una oficina, sin salir del área. Pregunté qué pasaba y no me respondió. Esperé preocupada, salieron todos los pasajeros y me quedé allí sola. Nadie me hablaba, entraba y salía el supervisor y empecé a sentir angustia, rabia, ganas de llorar… llegó otro vuelo, pasó la gente, un pasajero iraní se paró un momento a mi lado. Le dije: Señor, por favor me puede hacer una llamada a este teléfono? Es mi guía y debo avisarle que llegué, su respuesta fue: Yo no hablo con ilegales!

En un momento y sin que lo viera el supervisor, el oficial que me había atendido inicialmente, me dijo: señora, es que a usted la van a deportar. Ya sí sentí que me iba a poner a llorar… sin hablar la lengua, sin saber el motivo, cansada de un viaje tan largo y salir como una delincuente del país que tanto había soñado conocer, no entendía cómo estaba viviendo esta situación.

Finalmente, luego de aproximadamente dos horas en ese martirio, el supervisor selló mi pasaporte y me dio orden de entrar. Encontré a mi guía que aún me esperaba y empecé a contarle, él me dijo: “Yo sabía que estabas allí y me costó mucho trabajo sacarte”. El problema era que mi visa, emitida por la embajada de Iran en Colombia, no tenía firma del funcionario encargado y pensaban que era falsa. Afortunadamente, el guía al ver que no salía averiguó en la aerolínea si yo había llegado y a continuación llamó a inmigración a explicar que era su cliente; luchó mucho para finalmente convencer al supervisor que  yo no era una delincuente o espía de occidente. Fue un momento muy duro, sé que  si eso me pasa en algún país occidental lo habría sorteado sin angustia, pero en un sitio que aún es extraño  para nuestra región, sientes que te traga la tierra. Sin embargo, es tan hermoso Iran, que rápidamente olvidé el suceso y disfruté mi viaje.”

EL MUNDO DE GEORGE – VIENA

fondo-blog-4

“En mis recuerdos no tengo ningún viaje que se le pueda catalogar como “peor viaje”, pero sí que tengo lugares que me han decepcionado, quizás el más destacado fue mi visita a Viena, la llamada ciudad de los palacios, en esta opinión también hay que tener en cuenta que lugares se han visitado con anterioridad, las percepciones que tengas en aquel momento y el hecho de que hace años atrás no disponíamos de tanta información como ahora. Un par de años antes del viaje a Viena había visitado Paris, Versalles y Suiza, por lo que llegué con unas expectativas bastantes altas de la ciudad y sus palacios, el primer chasco fue al visitar el palacio de la emperatriz “Sisi”, o mejor dicho el Palacio de Schönbrunn, me esperaba algo similar a Versalles y me encontré con un palacio mucho más pequeño y en aquellos momentos descuidado, ahora lo han restaurado.

Muchos de los llamados palacios del centro de la ciudad son edificios similares a los que podemos encontrar en el ensanche barcelonés, en mi imaginación pensaba que serían más espectaculares, en cuanto al país es precioso, pero muy parecido a Suiza, tanto de paisajes como sus poblaciones. Pero insisto no se puede considerar un peor viaje, si no que tan solo que no cubrió las expectativas que me había formado. Posiblemente si regresara otra vez a Viena, han pasado 25 años desde entonces, lo vería con otros ojos y cambiaria mi opinión.

VIAJA CON FALOALP – En vilo por la erupción del Eyjafjallajökull en Islandia

.....

“Allá por el año 2010, creíamos que las cosas que ocurren lejos no nos podían afectar (fíjate tú ahora con el dichoso Covid19). Cuando oímos que en una lejana Islandia había un volcán que empezaba a enfadarse mucho el 20 de marzo, no pensamos que afectaría a nuestro viaje por BRUSELAS, LOVAINA, LIEJA, BRUJAS, GANTE, AMBERES. Vuelo directo 12 de abril desde aeropuerto de Oporto hasta aeropuerto Charleroi.

El Ministerio publica cada día los mapas de evolución de las nubes de ceniza y cómo cubren Europa. Más de 100.000 vuelos cancelados. ¿Se cancelará el nuestro? Vamos a Oporto, dedos cruzados y rezando a San Cristóbal de Licia (patrón de los viajeros), a la Virgen de Loreto (patrona de la Aviación Española, no encontramos el santo patrón de la aviación portuguesa), al Angel de la Guarda y unos cuantos Padre Nuestro para reforzar. Llegamos. Nuestro avión tenía que salir a las 10:00h y…. ¡salió!, esperando embarque se anuncia la cancelación de todos los vuelos posteriores. ¡Qué agobio! despegar, despegamos pero ¿se meterán las cenizas en los motores cuando estemos en el aire?. Y si llegamos…¿podríamos volver el día previsto?. Algún día os lo contaré en mi blog. Nos propusimos ir a Islandia y encontrar al temible Eyjafjallajökull y así fue, unos cuantos años después.”

MICROBIÓLOGO VIAJERO– Compañía de Viaje complicada en Australia

Captura

“Uno de los viajes más complicados que he tenido que hacer fue a Australia. Estuvimos cerca de un mes recorriendo el país en autocaravana, mi amiga, su novio, un amigo de su novio y yo. En total los cuatro condujimos más de 4000 kilómetros. El viaje fue espectacular porque visitamos Urulu, el monte sagrado rojo de los aborígenes, el magnífico parque natural de Kakadu, nadamos entre peces tropicales en la Gran Barrera de coral, visitamos las desiertas y tropicales playas del Norte de Queensland, el paraíso surfero de Bayron Bay, la increíble bahía de Sidney, Camberra, Melborne..

Sin embargo, mi amiga y su novio tuvieron una grave crisis de pareja casi desde el principio del viaje. En esa situación y los cuatro en un espacio tan reducido durante un mes, fue una experiencia de lo más claustrofóbica. Si esto hubiese sucedido en España, nos hubiésemos ido para casa y tan felices. Pero en la otra punta del planeta, no había escapatoria posible. En fin, a veces los compañeros de viaje pueden llegar a ser un infierno…”

VIAJEROS NONSTOP – Tempestad en Maldivas

14034905_1809287762639998_8298503833377276189_n (1)

“Haciendo un repaso a mi CV viajero y a los 27 países visitados en mis 31 años de vida y me cuesta mucho pensar en cuál de mis viajes ha sido el peor. Sinceramente, algunos lugares me gustaron más y otros no tanto, pero descubrí cosas maravillosas en todos. Quizás podría hablaros del “peor momento de mi vida viajando”. Esa situación que sabes que nunca olvidarás porque en realidad te marca. Fue en Maldivas el verano de 2016. Viajamos al paraíso, pero nadie nos dijo lo que nos iba a costar llegar…

Era Agosto cuando aterrizamos en el aeropuerto de Malé (capital de Maldivas) y desde donde cogeríamos una lancha rápida (speed boat) para llegar a la isla local donde pasaríamos los primeros días de nuestras vacaciones: OMADHOO. Cuando nos bajamos del avión hacía un día espléndido y soleado, pero en cuestión de segundos empezó a llover a cántaros. Tal fue nuestra mala suerte que tuvimos un viaje en lancha bastante movidito. El mar estaba muy revuelto y teníamos un trayecto de hora y media que nunca olvideremos. Olas de 2 metros azotaban la lancha y esta no paraba de botar. Nos agarrábamos a las barras con fuerza y con miedo de caernos por la borda. Nos cambiaban de sitio para nivelar el peso. Las maletas estaban en la bodega pero llevábamos colgadas las mochilas a la espalda. A nuestra derecha se encontraba una mujer musulmana embarazadísima. Cada vez que la lancha botaba, ella se agarraba fuerte la tripa. Me estremecía sólo de verla. Miraba hacia delante y veía la lancha inclinarse y golpear con las olas. Miraba hacía atrás y ahí estaba el mar, cada vez más cerca.

En esos momentos se te pasan muchas cosas por la cabeza y una de ellas era la de acabar ahí, en medio del Índico. Sonará anecdótico pero una de las cosas en las que pensaba era si quitarme la mochila de la espalda y que fuese lo que Dios quisiera o seguir manteniendo cerca mis pertenencias por su pudieran servir de algo. Pero, ¿quién nos iba a ayudar en esos momentos? Era una lucha contra la naturaleza. Sin embargo, la tripulación parecía tenerlo todo controlado y aunque tenían cara de preocupación y agonía, consiguieron sobrellevarlo. Fue una hora y media imposible de olvidar. Cuando por fín llegamos a la isla, seguía lloviendo a mares y recuerdo que al tocar tierra firme sólo pensaba en vomitar. La sensación fue indescriptible.

Con esto no quiero decir que sea peligroso viajar a Maldivas, pero quizás en Agosto no sea el mejor momento debido a que allí es época de lluvias. Esa noche no paró de llover, tampoco al día siguiente, ni al siguiente, por lo que tuvimos días nublados y en los que íbamos a la playa lloviendo porque nos negábamos a encerrarnos en la habitación del hotel. Menos mal que luego el tiempo cambió y disfrutamos de una semana espléndida de sol en la isla de Ellaidhoo.”

SALTANDO POR MI MUNDO – Decepción total con Atenas

851 - La Akropoli desde la colina Filopapou jue4-12

“Sin ninguna duda, cuando pienso en un viajo malo o raro me viene a la cabeza Grecia, concretamente Atenas. Mucha gente dice que Atenas en concreto y Grecia en general, es una pasada y yo sin embargo no puedo más que contradecirles.
Atenas en general fué una ciudad que me pareció muy sucia, muy mal cuidada con un tráfico terrible y no encontré por donde cogerla.
Supongo que además tambien influyó que en nuestra visita tuvieron lugar ciertas revueltas en el país que no nos dejaron disfrutar del viaje como tal. Hubo una muerte de un chaval joven por un disparo de la policia y esto causó muchos disturbios.

Recuerdo esa noche como si fuera ayer. No habíamos elegido el mejor hotel ni la mejor ubicación, creo que estábamos en el peor barrio de Atenas o esa es la sensación que me llevo. Un hotel que en si no estaba mal, pero tenía unas paredes literalmente de papel. Se escuchaba cada persona que pasaba por la calle y cada coche que pasaba rodando, y no era precisamente una calle tranquila.

El barrio, era de lo peor, mucha “gente rara”, y con rara me referiero a que se veia mucho trapicheo de droga.
Habíamos intentado hacer algunas excursiones y nos la cancelaron todas, apenas pudimos salir de Atenas en 8 días y es que el ambiente ya estaba revuelto.
La última noche, que llevabamos el cúmulo de una semana sin dormir, con el miedo cada vez que saliamos o volviamos del hotel, que no nos atrevíamos a ir andando desde la plaza Sytagma, que eran apenas 15 minutos andando, la decepción que suposo la ciudad… llevábamos un cúmulo importante de cosas. Esa noche, no pegamos ojo, estuvieron pasando constantenmente ambulancias, coches de policia, bomberos. Una cosa exagerada. Pero no supimos que había pasado.

El día siguiente nuestro vuelo salia por la tarde, por lo que tuvimos unas horas para despedirnos de la ciudad. Y nos encontramos por las calles escaparates de tiendas reventados, algunos con zonas quemadas y mucho “revuelo” en las calles. Llegamos incluso a encontrar coches completamente quemados, no quemados, calcinados. No entendíamos muy bien que había pasado, pero no era muy agradable.

Esto remató un viaje que en general no fue muy allá. Llegamos a coger el avión sin problemas, aunque también nos hicieron cambiar de trenes varias veces, y en una de ellas “casi” se queda la mochila de la réflex dentro de un tren que iba a las cocheras. Menos mal que en el último segundo me di cuenta y entré corriendo a cogerla y el conductor me debió de ver y esperó. si no había acabado en las cocheras, jajaja.
Ese mismo día, unas horas despúes de que saliera nuestro avión, cerraron las fronteras en el país por los disturbios que había habido los días anteriores.
Supongo que no fue mi momento de conocer Atenas ni Grecia, y estoy segura que tengo que volver para llevarme un mejor recuerdo, pero esta es mi historia y a veces los viajes, no salen del todo bien.
Aunque no todo fue malo, me quedo con las impresionantes vistas del Acrópolis desde la colina de Filopapou.”

VIAJANDO CON SHEILUSCUS – Noche para olvidar en París

IMG_20200306_130144

“En el año 2017 hice un viaje durante 17 días por varios países de Europa en el cual fuimos a Francia, concretamente a París. Era mi segunda vez en la ciudad, llegamos por la tarde, dejamos las mochilas en el hotel y nos fuimos a dar una vuelta. Por la noche, cuando ya estábamos en la cama metidos (llevábamos un rato) me giro a hablar con mi amiga y de repente veo pequeños animalitos correteando por mi pelo, mi amiga nos gritó que saliéramos de la cama rápidamente. Menos mal que la teníamos a ella, esos pequeños animalitos eran CHINCHES. Nosotras dos, bajamos corriendo a la recepción a decirlo, el chico se hacía el loco y nos pusimos a discutir en inglés, mientras, en la habitación, mi novio estaba haciendo las mochilas para irnos de allí. Al final, logré meterme detrás del mostrador de la recepción y vi que esa habitación no podían entregarla, la tenían en obras (ya sabían ellos lo que pasaba ya…). Todo esto nos pasó a la 1 de la madrugada… ¿dónde íbamos a irnos? Nos cambiaron de habitación y aquella noche no durmió ni Rita… amanecimos con picaduras. Al día siguiente tras volver a discutir conseguimos que nos reembolsaran esa noche y el desayuno gratis todos los días restantes (la negociación que nos planteaban era estúpida y tuvimos que coger eso). Nuestro viaje siguió a Bruselas y ¿qué paso? Lo mismo, habitación con chinches. Aquí nos cambiaron de hotel.

Al volver a casa tuvimos que meter toda la ropa en bolsas de basura con un producto y dejarlas 1 semana en el trastero, después se llevaron a lavar. La mochila 1 semana en la terraza al sol y después a lavar y rascar. Por suerte no nos trajimos nada a casa porque la hubiéramos podido liar muy gorda. Ahora al recordarlo nos reímos mucho pero lo pasamos bastante mal la verdad.

A pesar de eso, París sigue siendo mi ciudad favorita en el mundo.

Consejo. Cuando vayáis a un hotel (de 1 estrella o de 5), hostal, albergue, a casa de alguien… mirar el colchón muy bien. Se suelen esconder en los pliegues y si veis manchas marrones (eso es su caca) avisar de que ahí hay o ha habido.”

BLOG DE LOS YUYIS – Londres y su “maravilloso” clima británico

IMG_6355 (1)

“¿Cuál es la pesadilla de cualquier viajero? que comiences a planificar tu viaje, organices los días y por culpa de algo que tú no puedes controlar como es el mal tiempo se te joda una parte del viaje. Eso nos pasó a nosotros con un viaje a Londres de 3 días. Uno de los días con más cosas para ver y hacer y resulta que por culpa del frío, viento y lluvia tuvimos que improvisar dejando muchos lugares pendientes por visitar.

Si bien es cierto que Londres lo conocemos bastante bien ya que hemos vivido en la capital londinense durante un tiempo, en esta escapada nos propusimos conocer y visitar lugares que nunca antes habíamos podido visitar por diferentes motivos. Parece que estos lugares no quieren que los visitemos porque a día de hoy seguimos sin haber podido visitarlos. Deseábamos conocer Little Italy y también Hampstead Heath, en general el norte de Londres que para nosotros era bastante desconocido. Zonas y lugares que son al aire libre y que si te pilla un día de perros como el que nos hizo a nosotros pues acaba destrozándotelos el planning ese día. Incluso tuvimos que cancelar la cena en nuestro restaurante favorito donde íbamos a celebrar San Valentín y buscarnos otro más cerca de nuestro alojamiento. Un auténtico caos de día.

¿Qué sacamos bueno de todo esto? que volveremos a una de nuestras ciudades favoritas y que a la tercera va la vencida como se suele decir. Así que nosotros seguimos manteniendo la organización de este día para visitar el norte de Londres para una próxima ocasión, porque somos de los no pueden dejar las cosas a mitad y porque esta zona londinense tiene muchísimo encanto.”

DON VIAJÓN – Portimão, en el Algarve portugués

Portimao-estuario-del-rio-Arade-don-viajon-turismo-urbano-cultural-aventura-Algarve-Portugal

“En su travesía en tren por las bellas tierras de Portugal en septiembre del 2016, Don Viajón después de recorrer y navegar por las exóticas costas de Lagos se dirige a la ciudad de Faro, capital de la región del Algarve en la costa atlántica portuguesa, y decide inesperadamente bajarse del tren en la estación de Portimão para conocer su centro histórico a orillas del estuario del río Arade.

Era una calurosa tarde de verano y nuestro siguiente tren hacia Faro pasaría en dos horas, así que salimos de la estación con la ilusión de conocer otra ciudad de la costa de Algarve. De la estación de trenes al puerto marítimo en la ribera del río Arade hay 2.3 km, una media hora a pie atravesando el centro histórico, así que teníamos buen tiempo para conocer sus iglesias, caminar por el Paseo del río e ir hasta el puerto.

Don Viajón empezó a caminar por sus callejuelas y fuimos dándonos cuenta de que lo que observaban nuestros ojos no era tan bonito como lo que habíamos visto en una revista de viajes en el tren. Había basuras en sus calles y andenes, las fachadas de los edificios bastante descuidados, algunas calles o plazas estaban cerradas por obras y para colmo, las iglesias, museos y negocios estaban cerrados porque era el horario de la siesta veraniega portuguesa.

Agobiados por el calor, los malos olores, el ruido de las obras y perseguidos por algunos indigentes que nos pedían incesantemente limosna, Don Viajón dejó el centro de Portimão con ganas de ir al Paseo del río, pero en nuestro afán leímos mal el mapa y nos perdimos. Al final llegamos al puerto y pudimos sentarnos un rato y refrescarnos con un par de cervezas. Luego como el tiempo era muy justo para llegar a la estación del tren nos tocó regresarnos en un taxi. Ya en el tren con rumbo a Faro nos reíamos de nuestra aburrida experiencia en Portimão en donde sólo nos gusto los murales que narran la trayectoria pesquera de la ciudad y la fachada de la iglesia del Colegio. Desde entonces cada vez que nos topamos con algo feo y aburrido, nos miramos y decimos entre risas “como Portimão”.”

ALMA DE CARIBÚ – París, Pesadilla en el Louvre

piramide-invertida-del-louvre-en-paris (1)

“Aquel sábado amanecimos muy felices con los días que habíamos pasado en París, hicimos el check out temprano y dejamos las maletas guardadas (volábamos por la noche) así que salimos a conocer el Museo del Louvre, un sueño de toda la vida.

Ya dentro, en una zona donde hay puntos de información, cafeterías, una prefectura de policía (que luego sería la salvación) nos dirigimos mi hija de diez años y yo, a comprar las entradas y allí se desató la pesadilla…

En ese instante caí en la cuenta… alguien me habían robado la cartera, no tenía documentos, ni tarjetas, ni dinero en efectivo, nada de nada. Entre los nervios, el pánico y el llanto a raudales, llegué a la prefectura ( gracias a Dios que hablo un inglés como Dios manda 🙈) porque tuve que hacer allí la declaración (solo hablaban inglés y francés) …la sensación de desamparo no se la deseo a nadie, estábamos solas, sin un duro y sin saber cómo llegaríamos hasta el aeropuerto en las afueras de Paris.

Pues al cabo de dos horas de angustia y mil llamadas, apareció una amiga de mi tía que vive en París, a quien no tengo como agradecerle, nos hizo una visita guiada por el Louvre, nos invitó a comer, nos dejó dinero para todo, y mi marido parece que había tenido una visión a lo ” Nostradamus”, porque la noche antes de salir de viaje había metido nuestros pasaportes en una carpeta junto con los papeles del seguro, y esa carpeta estaba a salvo en las maletas, en el hotel…Salvadas por la campana!!!
Creo que este ha sido el peor momento que he vivido en un viaje. A pesar de todo…me encantó París y en el 2030 volveremos.”

LOS VIAJES DE ERIEL – Alsacia y la Selva Negra

Captura

“Era una escapada cogida con pinzas, disponíamos de muy pocos días para ver la zona de la Alsacia y La Selva Negra, pero nos hacía mucha ilusión coger un coche y hacer kilómetros.

El itinerario comenzaba con una noche en Frankfurt, donde teníamos reservado el coche de alquiler para salir pronto al día siguiente hacia Estrasburgo y comenzar a ver los pueblos de la zona de la Alsacia. La segunda noche la pasaríamos en Colmar y ya de ahí cruzaríamos de nuevo a Alemania para recorrer un poco de la Selva Negra y pasar nuestra última noche en Heidelberg y de ahí volver a la ciudad alemana de inicio y coger el avión de vuelta a casa.

Todo se estropeó cuando el piloto nos comunica que el avión tiene que aterrizar en el aeropuerto de Colonia a consecuencia del mal tiempo que hacía en Frankfurt. Nos desalojan del avión y aunque en principio nos prometen que nos llevarían por carretera hasta nuestro destino, después de esperar dos horas en el aeropuerto, sobre las 12 de la noche nos informan que debemos buscarnos una alternativa por nuestra cuenta y luego reclamar a la compañía aérea los gastos derivados de ese desplazamiento.

Pasamos toda la noche despiertos esperando que saliera un tren nocturno que nos llevara a la ciudad de Frankfurt, apenas dormimos 40 minutos en el tren y cuando conseguimos llegar a nuestro hotel, sobre las 5 de la mañana, nos confirman que la reserva ha sido anulada y que le han dado la habitación a otra persona. Por suerte no nos cobraron la habitación, pero tampoco pudimos dormir.

Cuando se hizo de día volvimos al aeropuerto a por nuestro coche, gracias a dios la reserva no había sido cancelada, pero os podéis imaginar que habiendo dormido tan poco, las ganas de ponerse a recorrer pueblos y conducir eran escasas.

A pesar de todo y a base de mucha cafeína conseguimos llegar hasta Estrasburgo y luego seguir hasta Colmar. Hicimos el check-in en el hotel, salimos a cenar algo rápido y más pronto de lo que nos habría gustado, nos fuimos a dormir.

Como perdimos un día, decidimos sacrificar la Selva Negra y centrarnos en la zona de Alsacia. Nos encantó todo lo que vimos, pero cierto es que el viaje se torció mucho por culpa del vuelo y lo cansados que estuvimos.

A día de hoy tenemos muy presente volver a Alemania a recuperar nuestro viaje perdido por la Selva Negra y esperamos poder hacerlo muy pronto.”

DOS VIAJANDO – Cuando el turismo responsable no es tan responsable…

Sea turtle in Tortuguero National Park, Costa Rica

“Hola, somos Alberto y Suso de DosViajando, Dos chicos bastante positivos que se conforman con muy poco y capaces de divertirse con cualquier cosa. A nosotros, es difícil que un “destino en general” nos disguste.

Si, podemos decir que hay momentos del viaje que se nos torcieron, tanto… que por un instante llegamos a pensar que “eso” no tenía lado bueno que encontrarle, pero normalmente y después de la primera impresión, nos damos cuenta de que nada es tan malo.

Como sabéis en DosViajando lo que más nos gustan son los viajes relacionados con la naturaleza e intentamos hacerlo siempre de una forma en la que interfiramos lo menos posible con ella. Ya sabéis, ecoturismo, turismo sostenible… ¡El problema, es que numerosas ocasiones se utilizan estos nombres y luego… te llevas un chasco!

En Tortuguero, una pequeña aldea de casas de madera en medio de la selva flanqueada por el río a un lado y el bravo océano Atlántico al otro, tuvimos nuestra primera impresión negativa sobre este tipo de turismo que nos hizo dudar de si realmente es responsable con el medioambiente o simplemente… otra forma de atraer al turista.

¿Qué prometen estas excursiones? Ayuda a la población local, en este caso enseñándolos para ejercer de guías. Y por otro, el cuidado de las tortugas en un momento tan especial como es la puesta.

¿Qué fue lo que descubrimos? ¡Que se molestaba a las tortugas! La playa llena de gente con linternas de luz roja (decían que esta no la percibían), ruido como en una discoteca, tortugas que escapan sin hacer la puesta, perros buscando huevos… ¡Todo esto… bajo una lluvia incesante que nos mojó hasta que no paramos de tiritar!

Nuestra peor experiencia sin lugar a duda. Tuvimos ganas de llorar, de decir: ¡hasta aquí! ¡Nosotros nos vamos! Tuvimos sentimientos encontrados hacía lo que llaman turismo responsable y replantearnos muchas cosas en la forma de viajar y los lugares que visitamos. De todo hay que aprender y de aquí sacamos una lección: el responsable con el medioambiente tienes que ser tu y si ves que algo puede interferir… no lo hagas.”

ASTURIANO POR EL MUNDO – Robo de equipaje de camino a Ámsterdam

IMG_20181111_105355

Y por último, es mi turno! Creo que ya he contado varias veces en el blog este suceso pero es que realment fue mi peor experiencia viajando que recuerde, al menos en los últimos años.

Hice un viaje por Bélgica y Holanda en el que visité Bruselas, Brujas, Gante y Ámsterdam. En Bélgica todo fue genial, pero el último día y medio nos fuimos a visitar Ámsterdam y ahí se torció la cosa. Cogimos un autobús con la compañía Flixbus para ir de Bruselas a Ámsterdam que tardaba menos de 3 horas. Puse mi equipaje en la maleta del autobús y me subí. No hicimos ninguna pareda en intermedia, y cuando llegamos a Ámsterdam, mi maleta ya no estaba! Era la única que faltaba! A día de hoy no sé que pasó ni si me la robaron en Bruselas antes de salir o al llegar a Ámstedam, aunque semanas después al menos conseguí un reembolso de 200€ por parte de la compañía.

Lo positivo fue que todo el dinero y documentos los tenía conmigo y que al día siguiente nos íbamos de vuelta a España por lo que tampoco iba a necesitar más ropa.

A parte de esto, el día que estuvimos completo en Ámsterdam (día en el que me robaron la maleta) estuvo un tiempo horrible, lloviendo prácticamente todo el día, por lo que tampoco pudimos visitar la ciudad tanto como nos hubiese gustado! Espero repetir pronto porque a pesar de esto, creo que Ámsterdam es una ciudad maravillosa!

¡Y esto es todo por hoy! Gracias por millonésima vez a todos los que han participado y han hecho posible este post contando su experiencia!

Y a todos los demás, gracias por leerme como siempre!! ¿Cuál ha sido vuestro peor viaje?¡Contádmelo en los comentarios! Para cualquier otra cosa, podéis escribirme a través de la sección Contacto.

¡Nos vemos pronto!

Sigue Asturiano por el Mundo en:

Resultado de imagen de icono instagram

Resultado de imagen de ICONO FACEBOOK

 

15 comentarios en ““El Peor Viaje de Mi Vida”. Los Blogueros opinan. [Colaboración]

  1. Gracias a ti! ha sido un placer escribir estas anécdotas y leer las de otras compañeros viajeros. La de Don Viajón me ha hecho mucha gracia, porque nos pasó lo mismo en Portimao y nuestra broma desde ese momento y cada vez que vemos algo así decimos “que nos ha timao como en Potimao” . Ha sido divertido leer otras experiencias.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias Asturiano por contar conmigo, me divertí bastante leyendo los tropiezos de todos en sus viajes, la historia de los chinches me trae a la memoria un dicho popular : “No te falta la pulguita en la oreja”, se dice en Colombia. En todo viaje siempre habrá algo que te sale mal; aunque hayas planeado hasta el agotamiento siempre te saltará la pulguita, pero creo que esos pequeños inconvenientes (te dejó el tren y era el billete más caro!) quedan en los recuerdos de viaje como algo gracioso que te divierte en el futuro y que además siempre te deja una lección, lo que te ocurrió por un error de planeación nunca te volverá a ocurrir, revisar los vecindarios, los comentarios de hoteles, leer en blogs sobre el destino, más que en agencias de viaje o páginas de turismo del país, solo llevar en la billetera una tarjeta y el resto contigo en el cinturón y así, guardar en la memoria pequeños detalles que nos ayudarán a hacer mejores viajes en el futuro. Yo por mi parte, aprendí que no solo debo revisar mis datos en las visas y su fecha de vigencia, si no TODO lo que está escrito. Gracias también por permitirme conocer algunos blogs que no conocía 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Muy buenos todos los relatos, me pongo en la piel de cada uno y uf…. lo de que te tomen por ilegal en Iran y te dejen “aparcada” sin darte más opción que deportarte es como poco para morirte del susto. Lo de los chinches solo con leerlo me sale una erupción. Lo del vuelo desviado por el mal tiempo ,los robos tremendo …. bueno todos vuestros relatos entretenidísimos. Ah! y tuve que repasar mi relato de Portimao en el Blog por si me estaba confundiendo porque la verdad que nosotros encontramos partes chulas, fuimos justo en Marzo del año pasado por el Algarve en plan viaje de celebración y no resulto nada mal.
    Bueno que muchas gracias por contar conmigo y así os conozco a todos. Saludos, nos seguimos leyendo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Hola Jairo,

    He disfrutado un montón leyendo estas historias de blogueros viajeros, algunos de los cuales, además ya sigo. A veces al leer sus post de viajes no me imagino que alguna vez atravesaron por situaciones desagradables… Es como que pienso que todo es color rosa y ya me doy cuenta que eso es imposible.
    Yo te quiero compartir en este comentario mis dos peores viajes, aunque curiosamente y por razones diversas, se convirtieron también en los mejores:
    1) El primero fue en 2016 viajando dentro de México, fui a Nuevo Vallarta con una amiga, habíamos pagado un hotel cómodo para pasarlo de lo lindo echadas en la playa y con tragos gratis todo el día… Una idea súper relax… Pero justo el día de llegar a hospedarnos, nos informaron que la plataforma mediante la cual hicimos el pago llamada Hoteling, se había declarado en banca rota en esa misma semana y no reporto el dinero al hotel. Ese día cayó un aguasero y mi amiga y yo tuvimos que caminar bastante rato bajo la lluvia hasta salir a encontrar un taxi, conseguimos pagar un bungalow en Bucerías, una ciudad cercana y hospedarnos ahí. Perdimos medio día peleando con la gente del hotel, de tres que íbamos a pasar en Vallarta. Luego en ese mismo viaje perdimos un tour que teníamos pagado, todo por perdernos y llegar tarde y luego casi perdemos el barco de regreso de una isla a la ciudad jajajajaja. Sin embargo fue un viaje de mucho aprendizaje, porque aunque nuestras condiciones cambiaron por completo, tuvimos que pagar un dinero extra que no teníamos contemplado y demás, de todos modos lo pasamos bien y disfrutamos… Nunca recuperamos el dinero perdido con Hoteling, pero al final me quedaron también muy buenos recuerdos de ese viaje.

    2) El segundo fue el primer viaje muy largo que hice, y era la segunda vez que viajaba sola. Me fui a Barcelona porque iba a tomar un crucero por el Mediterráneo desde ahí. Ahorre durante bastante tiempo para cumplir mi sueño y finalmente lo hice… Sin embargo hubo momentos de verdadero estrés estando lejos. Para empezar, en Barcelona me enteré que en el pueblo donde viven mis papás acá en México, justo el día que llegue, se desató un tiroteo horrible en la calle, casi contraesquina de casa de ellos, tuvieron que estar 40 minutos pecho tierra al igual que el resto de los vecinos, hasta que todo se calmo. A ellos no les pasó nada, gracias al cielo, pero me quedé preocupada cuando el viaje apenas había iniciado. Luego, tuve problemas para adaptarme un poco allá, y es que estoy acostumbrada a que acá, en el norte de mi país, somos como que muy dicharacheros, muy platicadores y demás, pero en Barcelona no me hallaba, empecé a experimentar pánico y quería volver a mi tierra, sobre todo después de que me ofrecí a tomar una foto a una pareja que estaba batallando con la cámara, al hacerlo, la mujer de forma muy grosera me dijo que no le interesaba, que no tenía dinero y yo me quedé estupefacta… Jajajaja, imagino que pensó que quería cobrarle o algo al ofrecerme, pero yo solo me ofrecí porque los ví batallar. Luego el último día me robaron el celular en el metro… Ahí tenía casi todas las selfies del viaje… Por suerte los documentos y las cámaras las traía en otro sitio, pero sufrí estando sin celular, en otro país y con una diferencia horaria tan distinta que no siquiera podía llamar para avisar a mi familia.

    A pesar de eso, me enamore de España en ese viaje y volvería un millón de veces. Tanto que compre mi vuelo a Sevilla para este año, y deseo de corazón que pueda realizar ese viaje… Sino, ya será en 2021

    Le gusta a 1 persona

      1. Muchas gracias!!! No utilizo mucho el mail de la cuenta y por eso nunca me entere😔, pero te agradezco un montón que me hayas considerado, de cualquier modo me encontré tu artículo y quise compartir. Muchos abrazos!! Yo también espero que este año puedas hacer ese viaje a las Filipinas 🤗

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s