Ruta por Roma: Días 3 y 4

¡Hola a todos!

Continuamos con esta segunda parte de mi escapada a Roma, que ya se va terminando con estos 2 últimos días en la ciudad. Si aún no habéis leído las entradas anteriores os las dejo aquí por si queréis echarles un ojo:

Roma: Preparación del Viaje, Alojamiento, Transporte y Entradas

Ruta por Roma: Días 1 y 2

DÍA 3

Arrancamos este tercer día cambiándonos de país, y es que nos vamos al Vaticano. Estaba a unos 3 km del hotel, lo que más alejado teníamos, por lo que fue una de las veces que utilizamos el metro. La parada más cercana al Vaticano es la de Ottaviano. Desde ahí solo tendréis que caminar unos 5 minutos para llegar a la Plaza San Pedro.

Las colas que hay en el Vaticano para acceder a los museos vaticanos y a la capilla Sixtina son enormes, por lo que debéis sacar vuestras entradas con antelación para evitaros colas. Yo en esta ocasión no entré, ya que ya los había visitado en mi primer viaje a Roma, y sinceramente, no recuerdo que hubiese sido algo espectacular. Simplemente nos fuimos a ver la Plaza, el ambiente y la Basílica de San Pedro desde afuera.

Basílica de San Pedro – El Vaticano

Desde el Vaticano ya fuimos regresando poco a poco en dirección al centro haciendo varias paradas. La primera de ellas, está a 10 minutos caminando de la Plaza San Pedro, y es el Castillo y el Puente de Sant Angelo. Está muy guay desde afuera y en la zona hay bastantes músicos callejeros. Si queréis entrar, la entrada cuesta 14€ y se puede comprar allí en el mismo momento, ya que no está tan saturado de gente como otras atracciones.

Castillo de Sant Angelo

Seguimos caminando por algunas callejuelas romanas y buscando agua fuente tras fuente hasta llegar a la siguiente parada: la plaza Navona, quizás una de las bonitas de toda la ciudad. La Plaza ocupa el lugar en el que se situaba el estadio de Domiciano en el año 86, con espacio para más de 30.000 espectadores, en el que los ciudadanos romanos disfrutaban de los juegos atléticos griegos. Se puede ver parte de este estadio en la inmediaciones de la plaza.

Plaza Navona

A pocos metros de la Plaza Navona, se encuentra otro de los lugares principales de Roma, el famoso Panteón de Agripa. Espectacular por fuera y espectacular por dentro. Se puede entrar de forma totalmente gratuita. Lo que más me sorprendió de este lugar es su enorme cúpula y su óculo de casi 9 metros de diámetro por el que entra la luz natural que ilumina todo el edificio. Este óculo no está cubierto, es decir, no tiene ningún tipo de cristal. Lo más curioso es que, aunque llueva en el exterior, el agua prácticamente no entra por el óculo a pesar de estar en el techo debido a su perfecta arquitectura. Los dos primeros reyes de Italia están enterrados aquí.

Panteón de Agripa

La última parada de la mañana y el lugar donde fuimos a comer fue el Campo de fiori. Es un mercado, que sinceramente, fue otra de las cosas que más me decepcionó junto con el Circo Massimo que os conté en la anterior entrada. No tiene nada especial y es bastante pequeño. Podéis ahorraros la visita.

Ya después de comer, por la tarde teníamos reservado un tour guiado por la ciudad con Civitatis. No vimos especialmente nada nuevo que no hubiésemos visto hasta el momento, ya que el tour recorre los lugares principales como Plaza España, la Fontana de Trevi, Plaza Navona, el Panteón… pero sin duda merece la pena hacerlo para saber más sobre la historia de todos y cada uno de estos lugares, así que no dudéis en contratarlo en cualquier ciudad a la que vayáis. En mis viajes, es algo que nunca falta.

Cuando terminamos el free tour decidimos irnos ya al hotel para ducharnos e irnos a cenar al trastevere. Para hablar de todos los lugares donde comimos y cenamos, haré próximamente una entrada especial. Así que hasta aquí nuestro tercer día en Roma.

DÍA 4

Y llegó el última día en la ciudad. Nuestro vuelo salía en torno a las 5 de la tarde del aeropuerto, por lo que en torno a las 2 ya nos fuimos del centro de Roma. Sin embargo, madrugamos y pudimos aprovechar bastante esta última mañana.

Ya nos quedaban pocos lugares que visitar después de todo lo que habíamos hecho los 3 días anteriores, aunque descubriríamos una zona quizás no tan transitada por turistas y que fue de lo que más nos gustó de Roma.

Nada más salir del hotel, nos fuimos caminando hacia la Plaza de Pópolo. Es una de las zonas turísticas más al norte de Roma. En el centro de la plaza hay un obelisco egipcio de 24 metros de altura, aunque es cierto que la plaza ya no tiene mucho más y que no es de las más bonitas de la ciudad. Lo mejor de todo, es lo que hay a su lado. Subiendo por uno de los laterales de la plaza, se llega a Villa Borghese.

Villa Borghese es el mayor parque de la ciudad, el Hyde Park o el Central Park de Roma. Nada más entrar al parque por el lado de la Plaza de Pópolo, y después de subir unas cuantas escaleras, nos encontramos con el Mirador de Pincio, unas de las mejores vistas de parte de la ciudad, pudiendo ver hasta la cúpula de San Pedro en el Vaticano.

Mirador de Pincio

Después, repartidos por todo el parque, hay decenas de fuentes, edificios, monumentos… que merece la pena ver, sobre todo, el Templo de Esculapio, el Reloj de Agua de Pincio, la Galería Borghese… ¿Qué es lo mejor para visitar todo esto? Alquilar una bici por el parque, sin duda, o como hicimos nosotros, un carrito.

Templo de Esculapio

El parque es muy grande y no todo está cerca entre si, por lo que una bici o un carrito es una forma de verlo mucho más rápido y sobre todo, de forma más divertida. Hay carritos tanto de 2 plazas como de 4. El que nosotros cogimos, que era de 2, costaba alquilarlo 12€ durante 1 hora, nada mal de precio. Creo recordar que el de 4, costaba 20€ por una hora. La empresa se llamaba Bici Pincio. Os lo recomiendo totalmente, lo pasamos bomba! ¡IMPORTANTE! Hay que tener carnet de coche para conducir el carrito.

Después de aprovechar la hora entera, ya era casi mediodía, por lo que decidimos irnos ya de camino al hotel a por nuestras maletas, a comer, y al aeropuerto con la satisfacción de haber visitado absolutamente todo lo que teníamos planeado para estos días.

Ah, por cierto, una de las cosas más típicas romanas es la vespa, así que, a pesar de la desastrosa forma de conducir de los italianos, podéis coger una y daros una vuelta por la ciudad. Yo, como no me atreví, me subí a una ajena que estaba aparcada y me saqué la foto como si la hubiese usado (¿no es tan patético, no?). Aquí la prueba:

DSC_0464.JPG

Resumen ruta día 3:

  • Ciudad del Vaticano
  • Castillo Sant Angello
  • Puente Sant Angello
  • Plaza Navona
  • Pantheon
  • Campo di Fiori
  • Free tour por la ciudad

Resumen ruta día 4 (solo la mañana):

  • Plaza de Pópolo
  • Villa Borguese

Dónde comer en Roma: ¿Dónde Comer en Roma?

¡Y hasta aquí mi viaje a Roma! Aún haré una entrada más con recomendaciones de sitios donde comer o cenar en la ciudad y los mejores lugares para comerse el famoso gelato italano. Si estáis preparando vuestro viaje a Roma y tenéis cualquier pregunta sobre la ruta, entradas o cualquier otra cosa, no dudéis hacerlo en los comentarios o en la sección Contacto.

¡Muchas gracias por leerme y nos vemos en el próximo post! 🙂

Sígueme:

Resultado de imagen de icono instagram

 

6 comentarios en “Ruta por Roma: Días 3 y 4

  1. Me leí ambas publicaciones, se nota que aprovechaste el tiempo al máximo. Uno de los lugares que me gustó cuando estuve por Roma fue las Termas de Caracalla. Es un lugar no tan concurrido por los turistas y creo que eso ayudó a que me encantara ese lugar. ¿Lo conoces?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s